miércoles, 9 de marzo de 2016

RAQUETAS EN CUELLO GORDO

Invierno es la estación del año en la que el Sobrarbe recibe menos visitantes debido a la ausencia de pistas de esquí alpino. Sin embargo, para todos aquellos que quieren huir de las masificaciones de estaciones cercanas o, simplemente, disfrutar de un bonito día en la nieve, existen varios lugares que merecen la pena en nuestra comarca. Uno de ellos es la zona de Cuello Arenas. Accediendo desde la barrera de Nerín y subiendo por un precioso camino durante una hora y media-2 horas (Durante un tramo debemos ir por pista) se llega a la zona conocida como Cuello Arenas donde Monte Perdido nos da la bienvenida. Lugar donde pastan los rebaños de vacas y ovejas en los meses estivales y, hasta hace unos años donde se podía practicar esquí de fondo, es un excelente punto para la práctica de excursiones con raquetas de nieve.
Sin riesgos, es un lugar perfecto para iniciarse en esta actividad y, en poco tiempo, alcanzar y admirar preciosas estampas invernales del valle de Ordesa o del Cañón de Añisclo.
Hasta Cuello Gordo, desde donde se observa Cola de Caballo, tendremos una hora y media a ritmo tranquilo desde Cuello Arenas y algo menos de tiempo tendremos si vamos (en dirección este) hacia las paredes de Añisclo pudiendo alcanzar cimas cercanas como la Estiva o Mondoto.
Cerca de Cuello Gordo, también se encuentran varias cimas-miradores como la punta Custodia o el Mondicieto.
Sea en otoño, verano, primavera o, como he explicado, en invierno; estamos ante uno de los lugares privilegiados que conforma uno de los “pulmones” del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.
Por esta pista es por la que se asciende hasta los Miradores de Ordesa en la Sierra de las Cutas.
En Nerín sale un autobús que, previa reserva, realiza una visita a estos miradores situados a 2200 m de altitud y permiten contemplar Ordesa desde arriba y muchos de los picos de la zona: Tres Sorores, Brecha de Roland, Taillon, El Casco, Marboré, Tobacor, La Suca...

Este autobus parte también temprano realizando un viaje para que los montañeros puedan ascender (principalmente es usado como lanzadera para subir al Perdido en el día) a sus objetivos evitándose un importante desnivel y también la posibilidad de realizar ascensiones de larga duración en una sola jornada.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada